Home  |  Contact  

Email:

Password:

Sign Up Now!

Forgot your password?

Fraternalmente unidos
 
What’s New
  Join Now
  Message Board 
  Image Gallery 
 Files and Documents 
 Polls and Test 
  Member List
 General 
 Normas de convivencia en el grupo-- 
 Lee la Biblia aquí! 
 Biblia en Power Point 
 Conoce tu Biblia 
 La Biblia en ocho versiones 
 Recursos Teológicos 
 Estudios biblicos 
 Reflexiones- Hernán 
 Selección de pasajes Bíblicos- por Hernán 
 Biografías de hombres de la Reforma protestante- Por Hernán 
 Arqueología Bíblica (por Ethel) 
 Reflexiones 
 Jaime Batista -Reflexiones 
 Tiempo devocional-Hector Spaccarotella 
 Mensajes de ánimo--Por Migdalia 
 Devocionales 
 Escritos de Patry 
 Escritos de Araceli 
 Mujer y familia- 
 Poemas y poesias 
 Música cristiana para disfrutar 
 Creaciones de Sra Sara 
 Fondos Araceli 
 Firmas hechas-Busca la tuya 
 Pide Firmas 
 Regala Gifs 
 Libros cristianos (por Ethel) 
 Panel de PPT 
 Amigos unidos-Macbelu 
 Entregas de Caroly 
 Regala Fondos 
 Texturas p/ Fondos 
 Separadores y barritas 
 Retira tu firma 
 Tutos 
 Tareas HTML 
 COMUNIDADES AMIGAS 
 
 
  Tools
 
General: OCUPATE EN LA LECTURA
Choose another message board
Previous subject  Next subject
Reply  Message 1 of 1 on the subject 
From: Atlacath  (Original message) Sent: 25/05/2021 01:20

Ocúpate en la lectura

1 Timoteo 4:13

 

Esta exhortación, a través de la cual el apóstol Pablo invitaba a Timoteo a perseverar en la lectura de la Palabra de Dios, es válida para los creyentes de todos los tiempos.

Para que esta lectura sea provechosa se requiere método, energía y perseverancia. No hay nada más importante para el desarrollo espiritual del creyente. La asistencia a las reuniones cristianas no sustituye este estudio personal; cada creyente debe recoger diariamente su maná (Éxodo 16:16).

Toda lectura de la Palabra debe ir acompañada de la oración. Antes de abrir las Sagradas Escrituras debemos orar pidiendo a Dios que a través del Espíritu Santo nos revele su Pensamiento y nos dé un corazón atento y obediente. Efectivamente, Dios se revela a nuestro espíritu por medio de la Palabra en la medida en que Le obedecemos (Salmo 19:11; Lucas 11:28; Santiago 1:22 y 25). Después de cerrar nuestra Biblia, seguramente tendremos muchas cosas que exponer al Señor, de rodillas, según el Espíritu Santo nos guíe.

Debemos distinguir entre la lectura individual o personal y la lectura en común, las cuales responden a diferentes necesidades.

La lectura individual es para nuestra edificación personal: enseñanza, advertencia y consuelo (Romanos 15:4). A solas con Dios escuchamos su voz y dejamos que sus palabras penetren hasta lo más profundo de nuestro ser (Hebreos 4:12). Este encuentro debería tener lugar preferiblemente en las primeras horas del día (Proverbios 6:22); así recibiremos fuerza, luz y estímulo para las tareas diarias. En lo concerniente a la porción que debemos leer, podemos seguir un plan de lectura (por ejemplo, los 6 tomos de «Cada día las Escrituras») o pedir al Señor que nos muestre qué libro de la Palabra nos conviene leer secuencialmente. Debemos consagrar más o menos media hora cada mañana a esta meditación; éste será nuestro «desayuno espiritual». También se puede leer el capítulo o un fragmento del mismo que se cita en la hoja diaria del calendario «La  Buena Semilla». Este método sólo lo aconsejamos si diariamente tomamos también «el alimento espiritual nocturno», de otra manera nuestro conocimiento de la Palabra podría quedarse corto.

Además de esta lectura consecutiva de la Palabra de Dios, no olvidemos el estudio metódico, ya sea libro por libro o de un tema en particular, por ejemplo el de la venida del Señor, la vida de un hombre de Dios, etc. El estudio puede hacerse acompañado de un comentario sobre lo que estemos leyendo. También es conveniente la ayuda de una concordancia, tomar notas en un cuaderno, en fichas o en la misma Biblia, subrayando los pasajes que nos parezcan particularmente importantes; éste será nuestro «alimento espiritual nocturno».

Procuremos también memorizar el mayor número posible de versículos fundamentales con sus citas (véase Salmo 119:11; Colosenses 3:16), para que el Señor no tenga que dirigirnos el triple reproche de Marcos 8:18.

Un método interesante podría ser el de anotar estos pasajes en un cuaderno, agrupándolos por temas, a medida que vayamos descubriéndolos (dejando 3 ó 4 páginas para cada tema; numerar las hojas y hacer un índice de materias). Conviene repetirlos a menudo, por ejemplo en las horas libres, en el autobús, haciendo cola, de viaje y siempre que tengamos un momento disponible. La repetición constante es la clave de una memoria fiel.

La lectura en común tiene lugar principalmente en familia. No debemos descuidarla; si tenemos niños, leamos preferiblemente un libro de la Palabra en lugar de pasajes o capítulos aislados. Es bueno que previamente uno mismo estudie el texto del día para poder exponer claramente el pensamiento fundamental de la porción; se deben evitar los comentarios largos; es útil invitar al auditorio para que participe en el coloquio; se puede terminar con un cántico y una oración, si es posible arrodillados.

En cuanto a las reuniones de estudio, es necesario que cada uno se prepare, aunque no esté llamado a presentar la Palabra. Que los hermanos más jóvenes no vacilen en hacer preguntas; a menudo una pregunta, aunque parezca fuera de tiempo, puede dar lugar a enseñanzas muy útiles para la asamblea.

Los folletos de edificación, revistas, biografías de hombres de Dios y libros de estudios bíblicos deben tener lugar en nuestras lecturas. Usaremos estos complementos de acuerdo con el tiempo del cual disponemos y procurando que no nos quiten el tiempo que deseamos dedicar a la lectura de la Palabra. Puede que esto nos lleve a dejar de lado las lecturas profanas no obligatorias, incluidos los periódicos y las revistas, los que, además de distraernos de nuestro objetivo, podrían perjudicarnos. En lo concerniente a la elección de publicaciones cristianas, debemos tener discernimiento, preguntándonos si esta lectura contribuye a que la persona de Cristo se vuelva más preciosa para nosotros. En caso de duda, se puede pedir consejo a un hermano de mayor madurez espiritual.

Nuestro cuerpo debe su crecimiento al alimento que le damos. Dios nos ha dado su Palabra como alimento para nuestro crecimiento espiritual; en ella encontramos todos los elementos necesarios: la leche espiritual, la miel, el pan de vida, el agua viva y las viandas. Si descuidamos este alimento, nuestra alma se debilita, porque “no sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios” (Mateo 4:4). Cuanto más nos alimentemos de ella, más la amaremos. Como David, llegaremos a darnos cuenta de que la Palabra es mejor que el oro y la plata (Salmo 119:72 y 162; véase también Jeremías 15:16; 2 Timoteo 3:16-17).

Y ahora, ¡manos a la obra!, acordándonos de la solemne advertencia de Santiago 4:17: “Al que sabe hacer lo bueno, y no lo hace, le es pecado”.

M. T.

 


© Ediciones Bíblicas - 1166 Perroy (Suiza)
Se autoriza sacar fotocopias de este folleto para uso o difusión personal. En este caso, utilizarlo en su integralidad y sin cambios.



First  Previous  Without answer  Next   Last  

 
©2021 - Gabitos - All rights reserved