Home  |  Contact  

Email:

Password:

Sign Up Now!

Forgot your password?

LATINOS EN ITALIA
 
What’s New
  Join Now
  Message Board 
  Image Gallery 
 Files and Documents 
 Polls and Test 
  Member List
 General 
 BIENVENID@S 
 ME PRESENTO 
 ITALIA/NOTIZIE 
 LEGGI/VITA ITALIANA 
 ESPAÑA 
 CERVANTES - DON QUIJOTE 
 ESCRITORES 
 El rincón de la poesía 
 EFEMÉRIDES ARGENTINAS 
 MARTÍN FIERRO 
 EL LUNFARDO 
 PATRIA MÍA 
 MATEANDO 
 CON HUMOR 
 FONDOS Y DIBUJOS 
 MUNDO MAGICO 
 EL ZODÍACO 
 Meteo Mundial 
 ARRIVEDERCI 
 
 
  Tools
 
Ronda de mates entre amigos: Historias perdidas de Buenos Aires
Choose another message board
Previous subject  Next subject
Reply  Message 1 of 2 on the subject 
From: 2158Fenice  (Original message) Sent: 27/10/2021 06:08
          



MELVILLE BAGLEY : EL INVENTOR DE LA HESPERIDINA

(Por Rodríguez Rocha)


Muchas veces vimos en los bares las estanterías con los más afamados y diversos whiskies y licores.
En particular de chico me llamaba la atención uno en particular que veía consumir con cierto placer. Esa era la Hesperidina. Yo le decía el licor del nombre del remedio. Buscando encontré esta publicación de Rodríguez Rocha que quisiera compartir con Uds.
¿Como nació la Hesperidina?

Melville Sewell Bagley nació en Bangor, Maine, la tierra donde se desarrollan la mayoría de las novelas de Stephen King, en los Estados Unidos de América, el 10 de julio de 1838. Fueron sus padres Sewell David Bagley (1813-1839) y Sarah Dodge (1815-1882). Siendo muy joven se muda primeramente a Nueva Orleans, pero luego de iniciada la Guerra Civil estadounidense, emigró a Buenos Aires en 1862. Un año antes contrajo matrimonio con Annie Milliken, de quien se divorciaría en 1866.

Melville se inicia como empleado de la droguería La Estrella, en San Telmo, cuyos dueños eran los hermanos Demarchi, quienes por entonces ya comercializaban productos digestivos. Esa influencia, sumada a los naranjos de su casona en Bernal lo llevaron a producir el que sería el más reconocido de sus productos: la Hesperidina, elaborada con cascaras de naranja. Pronto se asocia con uno de sus patrones: Antonio Demarchi e inauguran una casa de licores. Convencido del éxito que le aguardaba, se lanzó con una denodada, original e insistente campaña publicitaria en toda la ciudad hacia fines de 1864. Se anunciaba que era una bebida curativa que prevenía úlceras y alergias. Bitter estomacal de corteza de naranjas amargas. Un licor exquisito de mesa para disponer el apetito y facilitar la digestión de los alimentos. La novedosa comunicación acaparó la atención de los consumidores, y desde el día del lanzamiento del brebaje se registraron ventas extraordinarias. Hesperidina era un preferido de las damas pese a su alta graduación alcohólica (26 por ciento). En 1866 se comienza a envasar en su tradicional botella con forma de barril, con el rostro de Melville en la etiqueta frontal. La aceptación del tónico era unánime. Durante la guerra contra Paraguay, la Hesperidina se suministraba en los hospitales de campaña para recomponer a los heridos. El famoso perito Francisco Moreno siempre llevaba consigo una botella de Hesperidina durante sus duras exploraciones patagónicas.

Bagley descubre que en Uruguay le habían copiado la idea, entonces levanta una demanda que gana y trae aparejada la creación de la Oficina de patentes y marcas de Argentina, en donde el primer producto registrado es, por supuesto, la Hesperidina.
En 1875 lanza al mercado las galletitas Lola. Poco después, comercializa la exitosa mermelada de naranja Bagley, hecha con la pulpa de las naranjas usadas para producir Hesperidina. Por entonces surge el primer slogan de la historia comercial argentina: Las 3 cosas buenas de Bagley (la bebida, las galletitas y la mermelada). Todos los productos fueron aceptados por la población y pasaron a formar parte de la idiosincrasia porteña.

En 1915, el músico Juan Nirvassea compuso el tango Hesperidina. Tango de moda.
Las galletitas Lola eran muy populares por ser artesanales, deliciosas y saludables. Los médicos la recetaban a los pacientes de los hospitales. Por ese motivo, cuando moría alguno, decían “ese no quiere más Lola”, frase que perduró y sigue siendo pronunciada en la actualidad sin siquiera sospechar su origen.
La variedad de galletitas se fue incrementando. Cada una tenía su propia identidad y algunas lograron trascender en el tiempo: Chocolinas, Criollitas, Rumba, Amor, Merengadas, Ópera. Hacia fines del siglo XIX las más populares eran las Mitre y las Adelina. Las primeras en homenaje el primer presidente argentino y las otras en honor a la soprano más famosa del mundo: Adelina Patti, quien a fines de la década del ochenta hizo temporada en el Politeama Argentino en dos oportunidades.
Otro producto famoso eran las tortas envasadas en latas herméticas. Estaban la Familia, la Guinda, la Génova y la Valencia.

Melville Bagley muere inesperadamente el 14 de julio de 1880, víctima de un ataque de apoplejía o falla cardíaca (así figura en los registros legales). Tenía apenas 42 años de edad. Sus restos fueron inhumados en el Cementerio Británico de Buenos Aires. Su esposa inglesa, Mary Jane Hamilton, más conocida como Juana Hamilton, se hizo cargo de la dirección de la empresa. Habían tenido ocho hijos, todos nacidos en Argentina: Edith María Amelia (1867), Sarah Emma (1868), Daisy Ethel (1870), Mabel (1872), Lucía Gertrudis (1874), María (1875), Julia Walker (1877) y Melville (1880).

La primogénita, Edith, casó con el inglés John William Taylor, uno de los directores de la empresa familiar. Tuvieron ocho hijos. Uno de ellos, Juan Scott (1893), apodado Jack, se quedó en Argentina y casó con la porteña María Ernestina Fernández. Los nietos de esa pareja viven en la actualidad en Buenos Aires. Lucía Gertrudis contrajo matrimonio con Leslie Corry Smith, nacido en Inglaterra. Tuvieron un varón y dos niñas. Mabel, por su parte, se casó con otro británico: Stuart Sheppard, con quien tuvo a Gerald y a Gladys Edith. Julia, la menor de las niñas, se casó con Maurice Frank Gilderdale y tuvieron cinco críos: Herbert, Phyllis, Elaine, Eric y Elizabeth.
La muerte de Melville no perjudicó a la firma M.S. Bagley y Cía. Ltda., que siguió creciendo y ampliando su popularidad. En 1891, doña Juana Hamilton adquiere un terreno en la localidad de Barracas, sobre la Avenida Montes de Oca, que le compra a la viuda de Eugenio Cambaceres. Allí levantan la famosa fábrica de Bagley, que comienza a funcionar en 1892, y es, además, el domicilio legal. La planta se convertiría en un icono del barrio.

Se llegaron a fabricar 6.000 kilos de galletitas por día. Justo al lado de la planta se construyó su vivienda la viuda de Melville Bagley. Fue vecina de Luisa Bacichi y Rufina Cambaceres, con quienes tenía trato y de vez en cuando visitaba o recibía para tomar el té. Murió el 14 de julio de 1902, pocos días después que su joven vecina.
En la actualidad, el consumo de galletitas en Argentina es de 12 kilos anuales per cápita, el más alto del planeta. La influencia de Bagley ha sido fundamental para lograr que sus productos sigan formando parte de la idiosincrasia nacional.

Fte.Rodriguez Rocha
comentarios al posteo a cargo de Diego Weinstein


First  Previous  2 to 2 of 2  Next   Last  
Reply  Message 2 of 2 on the subject 
From: karmyna Sent: 27/10/2021 23:31
     


 
©2021 - Gabitos - All rights reserved