Home  |  Contact  

Email:

Password:

Sign Up Now!

Forgot your password?

El Ojo de la Luz
 
What’s New
  Join Now
  Message Board 
  Image Gallery 
 Files and Documents 
 Polls and Test 
  Member List
 Videos 
 General 
 13 Lunas 
 Año 2012 
 Actitud y Pensar 
 ADN-DNA 
 Agua diamantina 
 Angeles 
 Astral 
 Astrologia 
 Auras 
 Ayurveda 
 Biblioteca 
 Biografias 
 Budismo 
 Canalizaciones 
 Chakras 
 Ciencia y Cosmos 
 Civilizaciones 
 Cristales 
 Crop Circles 
 Dioses 
 Energia 
 Enigmas 
 Feng Shui 
 Flores de Bach 
 Frases y Reflexiones 
 Gaia_Tierra 
 Geometria Sagrada 
 Lugares de Poder 
 Luz y Color 
 Meditación 
 Mitos y Leyendas 
 Mancias y Rituales 
 Mandalas 
 Mantras 
 Merkaba 
 Mudras 
 Niños Indigo 
 Numerologia 
 Orar_ 
 OVNIS 
 Plantas 
 Profecias 
 Reiki 
 Religión 
 Salud y Sanación 
 Sonido 
 Sueños 
 Taichi & Kung 
 Talismanes y Simbolos 
 BUSCADOR 
 
 
  Tools
 
Biografias: Margarita Barrientos
Choose another message board
Previous subject  Next subject
Reply  Message 1 of 1 on the subject 
From: ☼TäRA☼  (Original message) Sent: 01/07/2010 15:14
¿Quien es Margarita Barrientos y por qué fue declarada la “Mujer del Año 1999” en Argentina.

Aquí en Nueva York la noticia pasó casi desapercibida.

Pero, un libro conmovedor, titulado “Madre argentina hay una sola”, escrito por Rodolfo Braceli con Juan Andrés Braceli, rescató del olvido la historia de 58 madres heroicas, admirables y ejemplares.

La última de las historias se titula: “Madre de diez hijos y de cientos” y nos trae el relato increíble de una mujer pobre, casi analfabeta, con una inmensa capacidad de amor y de solidaridad, llamada Margarita Barrientos.

Nació muy pobre, en una zona agreste de Santiago del Estero, el 12 de octubre de 1961.

“Eramos doce hermanitos, cuenta Margarita, pero de los doce quedamos cinco, porque los otros se murieron. Vivíamos en un campo y mi mamá falleció de leucemia cuando yo tenía doce años”.

A la muerte de su mamá se sumó luego el abandono del padre, que “nunca más vino”.

En medio del monte, Margarita conoció la miseria, la soledad y, sobre todo, el hambre. Una monja se hizo cargo de ella y finalmente un Juez de Menores la envió a Buenos Aires.

Margarita se casó y tuvo nueve hijos, al que se le sumó uno adoptado.

Su marido es lisiado, perdió el brazo derecho en un accidente y cobra una pensión de 145 pesos mensuales.

Margarita vivía con su familia en Villa Lugano y allí tuvo su primer contacto con niños abandonados a los cuales comenzó a dar de comer.

Por aquellos días su hija tuvo un hijo y se trasladó a Villa Soldati.

Margarita fue a visitarla y cuenta esta historia: “un día fui al lugar y vi una villa miseria de verdad. Vi chiquitos muy pobrecitos. A uno le pregunté si había comido, ¿vos comiste, bebé? Y me contestó que ese día no habían comido y que la noche anterior tampoco”.

Ante el cuadro doloroso de chicos con hambre, Margarita decidió abrir un comedor para los niños del barrio.

Su marido le dijo que eso era imposible con lo poco que ganaba.

“Pero yo cobré mi primera pensión con aguinaldo, cuenta Margarita, junté 218 pesos, me tomé el tren y me fui al Mercado Central. Con toda esa plata compré mercadería. Al otro día, el 7 de octubre del ‘96, me puse a cocinar para los chiquitos de la villa de Soldati. Y ya no volví más a Lugano”.

El comedor comunitario de Margarita Barrientos vino a solucionar una necesidad apremiante en la Villa Soldati.

Comenzó dando de comer a un puñado de chicos, hoy concurren 360 niños y 140 personas mayores, a las cuales no les falta un plato nutritivo de comida y, sobre todo, mucho amor.

A Margarita le preguntaron cuáles eran sus sueños y ella respondió: “Mi sueño es que nunca me falte la comida para toda la gente... que nunca tenga que decirles hoy no tengo leche u hoy no cocino sopa porque no tengo para comprar zapallo”.

Margarita lleva adelante su obra humanitaria con amor y con gran sacrificio.

“Me levanto a las cinco y media, cuenta. El trabajo fuerte de nosotros es de seis de la mañana hasta las cuatro de la tarde. A las dos de la tarde se lavan los platos. Después se hierve la olla para hacer gelatina o flan, unos cien litros. Así hasta las cuatro de la tarde”.

Margarita sólo cursó el tercer grado de la Escuela Primaria. Pero no le faltó la intuición de que es importante dar de comer a los niños, pero sin descuidar el alimento de la mente.

Al comedor acudían chicos que no iban a la Escuela.

Un día Margarita se preguntó: ¿cómo hago para que estos chicos aprendan a leer, a escribir? Y le dije a Isidro (su marido) que me pinte un pizarrón que les iba a enseñar yo. Y entonces un día sábado los llamé y nadie quiso venir. Ahí fue que les dije: ustedes van a venir porque voy a hacer buñuelitos y chocolate. Y vinieron todos.

¿Usted se imagina yo maestra? Pero algo fueron aprendiendo. Les fui enseñando lo que aprendí hasta hoy que tengo 37 años”.

Cuando le preguntaron a Margarita qué quería para sus hijos, respondió:

“Lo mejor. Que terminen sus estudios... Para mis chicos quiero que sigan sus estudios y que toda la vida sean solidarios con los demás”.

Margarita Barrientos, la que nació muy pobre, monte adentro en Santiago del Estero, la que solamente cursó el tercer grado de la Escuela, posee un sentido de la solidaridad que asombra por su claro y profundo concepto.

“Yo no estoy trabajando para una recompensa. ¿Sabe cómo sería mi recompensa? Ver que dentro de cinco o diez años ninguna familia tenga que depender del comedor”.

Luego explica: “si uno piensa en la recompensa es que la solidaridad que tiene adentro no sirve. Yo soy solidaria porque no tengo nada. Lo que yo tengo lo doy. Lo que a mí me dan yo lo doy. No quiero que nada me quede. Como siempre le digo a mis hijas: si entra una camioneta con ropa, no dejen nada, chicas, todo que se dé. Eso es ser solidario”.

Desde Nueva York hasta Villa Soldati se ha tendido un puente de solidaridad para que el “sueño” de Margarita Barrientos sea cada día una hermosa realidad.

Al momento de escribir esta nota ya hay 38 personas dispuestas a ayudar, ya.

Quien desee unirse a este grupo de “solidaridad en acción” puede comunicarse con algunas de las tres fundadoras de “Ayuda, ya”.

Sus números de teléfono son: Elena Farina (718) 268-9129, Anita Levín (718) 533-1912 y Esther Raspa (718) 261-3784.

Desde el norte opulento tendamos un puente de solidaridad para que en el sur carenciado cada día, el sueño de Margarita se pueda convertir en realidad.

MUJER SILENCIOSA , HUMILDE, CON UNA INTELIGENCIA QUE SOLO LOS SABIOS HUMILDES

PUEDEN TENER...

MARGARITA BARRIENTOS : NOMBRE DE MUJER CON MAYÚSCULAS , TRABAJANDO SILENCIOSA.

MENTE EN UNA SOCIEDAD DONDE LOS VALORES SOLIDARIOS ESCASEAN, ELLA, CADA DIA

CON SU FÉ INCREBRANTABLE Y SU VOZ TAN DULCE Y BAJA, SE IMPONE ANTE LOS IMPEDIMENTOS DE GOBIERNOS MEDIOCRES QUE SOLO SE LE ACERCARON CON FINES DE REDITO POLÍTICOS.

MARGARITA BARRIENTOS NO SE OLVIDA DE SU ORIGEN, Y JUNTO A SU MARIDO Y SUS HIJOS TRABAJAN A DIARIO PARA DARLE DE COMER A MILES DE FAMILIAS ARGENTINAS!!!


First  Previous  Without answer  Next   Last  

 
©2022 - Gabitos - All rights reserved