Home  |  Contact  

Email:

Password:

Sign Up Now!

Forgot your password?

Masoneria
 
What’s New
  Join Now
  Message Board 
  Picture Gallery 
 Files and Documents 
 Polls and Test 
  List of Participants
 El Águila Masónica 
 EL CUADRO SIMBÓLICO 
 
 
  Tools
 
General: EHIÉ ASHER EHIÉ.
Choose another message board
Previous subject  Next subject
Reply  Message 1 of 1 on the subject 
From: Alcoseri  (Original message) Sent: 04/05/2017 15:42
EHIÉ ASHER EHIÉ. (Lázaharo Hael)
1 mensaje de 1 autor
   
Lázaharo Hael. 
5:27 (hace 5 horas)

REFLEXIONES SOBRE: “EHIÉ ASHER EHIÉ”

(Yo soy el que soy, y soy el que seré)

 

Dios la causa primera, no es conocida por ningún hombre, al menos así lo afirma la biblia en Juan 1:18. El hombre definitivamente no es la medida del universo ni de sus Dioses, pero si de su propia realidad, del tal modo que el Dios que el hombre posee, no es el Dios primero, sino el ideal supremo que su imaginación es capaz de crear.

Todo ideal tiene implícito el anhelo de la realización, y esto solo puede suceder dentro de su creador, porque el ideal vive en su mente.  Entonces, hipotéticamente existen dos Dioses, el Dios causa primera y el Dios que el hombre ha creado, donde ambos, hombre e ideal tienen una relación un tanto simbiótica realizándose mutuamente.

 

El problema del hombre en su relación con Dios, es que muchos pretenden encasillar a Dios en parámetros severamente rígidos, comúnmente establecidos por líderes o guías religiosos, que en su celo paranoico y elevado grado de intolerancia  han llevado a la tortura y hoguera a grandes pensadores que difirieron de sus ideas anquilosadas.

 

Según la concepción humana, Dios es el absoluto, el todo y único, de ahí que no puede compararse con nada ni con nadie, por lo cual no tiene nombre ni forma que lo distinga de algo o alguien más, por eso y según la biblia, cuando Moisés en el monte Sinaí le pregunta su nombre, él responde: “Ehié Asher Ehié” (Ex 3:13-14) que algunos más que traducir, interpretan como: “Yo soy el que soy” “Yo soy el que soy y soy el que seré” o “ Yo soy el que fui, soy y seré”.

Sin embargo para responder a la pregunta: ¿Quién soy?, primero es necesario poseer consciencia de nuestra propia existencia. Ahora bien, la consciencia no es el ser, sino una facultad del ser. Por lo tanto, la consciencia es inmanente y trascendente al ser.

En el hombre la consciencia “es” mientras interactúa con el universo externo o interno, que a fin de cuentas,  viene siendo lo mismo, porque toda percepción externa del hombre, toma realidad en su mente.

 

El hombre para interactuar con su propio universo interior, es necesario separarnos de él como una segunda persona o punto comparativo y reflexivo, como si fuera un observador de sí mismo. Como ejemplo: Se dice que el autor y su obra, son uno solo, pero no es así, la obra es solo un reflejo de él, y para corregir, agregar o eliminar cualquier cosa o parte de su obra, es menester estar separado o mantener distancia para hacerlo.

 

La computadora puede jugar ajedrez muy eficazmente, y al hacerlo esta interactuando con alguien, pero no posee consciencia de estar jugando, porque poseer consciencia es “sentir”. Somos memoria, recuerdos de lo que sentimos cuando interactuamos.

Toda realidad para el hombre, es lo que sentimos interiormente, de tal modo que: ¿Cómo saber lo que es Dios?, Quizás la frase del frontispicio del templo de apolo en la Grecia antigua nos responde cuando dice: “Hombre conócete a sí mismo, así conocerás al universo y a sus dioses” En el fenómeno de la observación, sujeto y objeto se vuelven uno en la mente del observador.

 

“Ehié Asher Ehié”.

Aceptamos sin más reflexión que Dios es perfecto, y como tal no está sujeto a cambios evolutivos, dado que no hay nada por mejorar,  lo que lo vuelve inmutable. Pero nosotros los seres humanos tenemos mente relativa, e inmediatamente surge la pregunta: ¿Perfecto con relación a qué o quién?, porque no hacerlo, es aceptar dogmáticamente sin más reflexión  y esto es imposible, porque el conocimiento del hombre está circunscrito a su razón.

A Dios se le han asigna la cualidad de “infinito”, lo cual quiere decir que no tiene principio ni fin, o sea sin límites. Pero el Cabalista Hebreo cuando se refiere o utiliza esta palabra, se refiere a aquello cuyos límites no es capaz de percibir.

 

Dios es el todo, y si el universo y la humanidad evolucionan, Dios también deberá hacer. En una ocasión leí a un escritor que comparaba al universo, la humanidad y a Dios con un péndulo, donde Dios era el punto fijo que sostenía la cuerda en cuya extremo oscilaba una masa, que según él, representaba el universo y la humanidad, y decía que Dios es inmutable como el punto fijo, y el universo y la humanidad eran representados por la masa, que al evolucionar se acercaba más al punto fijo e inmutable o sea Dios; Él no considero que Dios es el todo o sea el péndulo completo, y ninguna de sus partes ni el todo (Dios), permanecen inmutables, puestos que están sometidos a las diferentes fuerzas oscilatorias de las maza, provocando cambios moleculares que solo serán visibles a través de largos periodos de tiempo; Pensar que Dios es eterno e inmutable, invalida el sentido de la creación y existencia del universo y de la humanidad.

 

Así como la computadora que juega ajedrez sin ser consciente de que está jugando, el hombre no puede existir sin ser consciente de su propia existencia. El grado de consciencia y razón define al hombre… Y muy posiblemente a Dios.  

 

“Ehié asher ehié” o “Yo soy el que soy y soy el que seré”. Esta frase nos habla de un Dios que existe, pero que no es inmutable, sino de un Dios con anhelos, tiempos y evolución. El cabalista dice: “Dios deseo conocer a Dios, y para ello creo un espejo donde podría verse reflejado”, el necesitaba interactuar para poseer y ampliar su consciencia. Dicen que Albert Einstein dijo: “¿Cómo saber si un cuerpo se mueve si no se tiene con que compararlo?”.

 

No es suficiente saber intelectualmente que somos un alma o espíritu encarnado, es menester alcanzar la experiencia vivencial de serlo, o en otras palabras, tener consciencia de nuestra propia existencia como espíritu o alma.

El Arco Real del Rito de York, habla del hombre completo y el hombre divino, como también lo hace del ego inferior y del ego superior, esto lleva mi mente al hombre realizado en el plano terrenal, para ir en pos del hombre divino o consciencia espiritual. Los rituales son mitos alegóricos plagados de aparentes fantasías hasta que son remitidas al hombre.

 

Por cierto: “La psique es el conjunto de las capacidades humanas de un individuo que abarca los procesos conscientes e inconscientes. La palabra psique es de origen griego y significa “alma humana”. Aunque etimológicamente quiere decir “Aire”, elemento esencial para mantener el “Fuego”. Aire como el aliento que Dios insuflo en la nariz de Adán para convertirlo en un ser viviente.

 

Dios es uno, sin embargo y un tanto paradójico, dioses hay muchos, incluyendo la consciencia y mente cósmica, o si prefieren llamarle Consciencia Cristica, que menciona la liturgia del Caballero Rosacruz Gr. 18. Que en realidad, no es Dios la causa primera, pero es “como” un Dios para la humanidad, como se lo dijo Iblís, Lucifer o la serpiente del jardín del edén a Eva y Adán, “Seréis como dioses”.

 

Concluyo sin terminar.

Toda realidad objetiva o subjetiva, cobra existencia en la mente del observador y asume las particularidades del pensador, de ahí que se diga, que toda realidad es para el hombre un reflejo de él mismo.

El todo y la parte no son lo mismo, sin embargo el hombre es el sendero idóneo para intentar comprender acerca de Dios, porque según la biblia, el hombre fue hecho a imagen y semejanza de Dios. De ahí que en el presente, hombre y Dios se confundan en algunos párrafos pareciéndolos parecer como uno solo… Recuerda, toda realidad humana, es al final una proyección del hombre mismo.

 

“El conocimiento del hombre, no puede estar más allá de su razón”

Fraternalmente.

 

Lázaharo Hael,’,

 

Nota:

Palabras, símbolos y alegorías, no son verdades por sí mismas, solo señalan hacia ellas.

El presente, son, reflexiones y meditaciones personales, no necesariamente representan la opinión de la orden.

No escribo para todos, pero, todos son invitados a leer.

Culiacán, Sinaloa. México. Miércoles 03 de mayo del 2017.

 

Bibliografía.

El Arco Real y su significado oculto.- George H. Steinmetz.



First  Previous  Without answer  Next   Last  
Anuncios:

 
©2019 - Gabitos - All rights reserved