Home  |  Contact  

Email:

Password:

Sign Up Now!

Forgot your password?

Cuba Eterna
 
What’s New
  Join Now
  Message Board 
  Picture Gallery 
 Files and Documents 
 Polls and Test 
  List of Participants
 BANDERA DE CUBA 
 MALECÓN Habanero 
 *BANDERA GAY 
 HARVEY MILK 
 OSCAR WILDE 
 ALAN TURING 
 JUSTIN FASHANU FUTBOLISTA GAY 
 REINALDO ARENAS 
 ORGULLO GAY 
 GAYS EN CUBA 
 LA UMAP EN CUBA 
 CUBA CURIOSIDADES 
 DESI ARNAZ 
 ROSITA FORNÉS 
 HISTORIA-SALSA 
 CELIA CRUZ 
 GLORIA ESTEFAN 
 LEONORA REGA 
 MORAIMA SECADA 
 MARTA STRADA 
 ELENA BURKE 
 LA LUPE 
 RECORDANDO LA LUPE 
 OLGA GUILLOT 
 FOTOS LA GUILLOT 
 REINAS DE CUBA 
 LUISA MARIA GÜELL 
 RAQUEL OLMEDO 
 GEORGIA GÁLVEZ 
 MEME SOLÍS 
 MEME EN MIAMI 
 FARAH MARIA 
 MANOLIN MÉDICO DE LA SALSA 
 ERNESTO LECUONA 
 BOLA DE NIEVE 
 RITA MONTANER 
 BENNY MORÉ 
 MAGGIE CARLÉS 
 SUSY LEMAN 
 Generación sacrificada 
 José Lezama Lima y Virgilio Piñera 
 Caballero de Paris 
 SABIA USTED? 
 NUEVA YORK 
 ROCÍO JURADO 
 STEVE GRAND 
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
 
 
  Tools
 
  
  
  
 
 
 
martastradafotokorda1965-755x490.jpg (755×490) 
"LA PRIMERA BALADISTA DE CUBA"
ES UNA CÓNTRADICCIÓN,  TODO ME PROVOCA RISA Y A LA
HORA DE ACTUAR TODO ES UNA TRAGEDIA GRIEGA, LO QUE ME GUSTA ES PURO DRAMA
     Cuba Eterna  
Martha Strada, considerada una excepcional diva de la balada moderna en Cuba e inconfundible por su voz mezzosoprano, nació en la ciudad de la Habana en 1927 y muere un 28 de febrero del 2005  en La ciudad de Miami a la edad de 78 años, su verdadero nombre era Marta Oliva Agrandes Concepción, Inició sus estudios de canto con la prestigiosa soprano y maestra rusa Mariana de Gonitch.
 
Nuestra Anna Magnani, según el decir de muchos, comenzó su meteórico ascenso en la escena musical de La Habana en los años 60. Un ascenso donde sus manos, la gestualidad explícita en la escena y su peculiar voz de mezzosoprano, se confabularon hasta hacerla acreedora de un muy disputado mote: "La Gran Diva de la Balada Moderna Cubana".
 
En 1960 después de recibir clases de arte dramático y lecciones de canto  realiza su primera presentación pública en el Hotel Habana Libre y ofreció su primer recital en la Sala Ideal, en 1963 y 1964, respectivamente..
 
En 1961 debuta en televisión y poco a poco comienza a lograr popularidad y entonces aparece en salas de teatro, clubes nocturnos y hasta en el cabaret Tropicana.
 
En una entrevista del 26 de octubre del 2001, la propia Marta recuerda: "Yo entré en el mundo del espectáculo sin proponérmelo. Estudiaba canto con Mariana De Gonich y actuación con Antonia Rey y Andrés Castro por vocación, sin esperar nada, sólo porque me gustaba... Me seleccionaron entre todos los alumnos para aparecer en TV cantando Prisionero... Yo estaba casada con un gran hombre, Raúl Miranda (hermano del famoso deportista Willy Miranda y del legendario periodista Fausto Miranda) y tenía dos niños pequeños. Decía 'yo no puedo dedicarme a cantar', imagínate… Y me di a la tarea de buscar canciones extrañas, diferentes…
 
Mariana, mi maestra rusa me decía que no, que así no se podía cantar. Yo le decía que así es como yo lo siento y no lo puedo hacer de otra forma. Me dejó por incorregible.
 
Martha Strada singularizó la balada a su estilo personal, desgarrado, profundo, melancólico y de gran dramatismo, lo que conseguía con la cubanización de canciones italianas como La tómbola, Viento, Venecia o La mamma, que cantaba en traducciones al castellano. Entre sus grandes éxitos también estaba Días como hoy y Sésamo, pero su bandera interpretativa fue Abrázame fuerte (1965), que se convirtió en un himno transgresor de la noche del cabaret habanero de los primeros años sesenta y de la bohemia nocturna.

A los mediados de los 60, es el momento de su primera gran frustración, cuando un empresario del Teatro Olympia de París viaja a La Habana para oírla, pretende contratarla para la prestigiosa sala parisina, pero las autoridades cubanas no la dejaron salir de la isla.

Aunque siguió cantando, a partir de la llamada Ofensiva Revolucionaria de los años 1967 y 1968 su nombre fue quedando oscurecido y marginado,nunca más se le permitio actual en television y su musica fue retirada de la radio.

Ante la marginación, la Strada reaciona, los artistas son llamados a una evaluación, para asi determinar  el salario a recibir. Son evaluados por un jurado del Consejo Nacional de Cultura.  Cada cantante debe presentarse con una partitura músical y cantar una canción, pero ella se presenta sin partitura musical y se niega a cantar.

Manifiesta frente al jurado, que ella a sido evaluada por el pueblo cubano y por su público que la aplaude, la quiere y sigue a todos los lugares donde se presenta.   ¿Quien no a escuchado cantar  a Martha Strada?..le pregunto al jurado.

Su salario era de 1000.00 pesos cubanos donde quiera que se presentaba, pero después de su evaluación artistica es unificado y a partir de ese dia empieza a recibir $400.00 pesos cubanos al mes, sin importar cuantas veces trabaja.

Otra forma muy personal de protestar y que la hizo más popular entre su público que asistia el Cabaret Tropicana y donde se presentaba en el espectaculo Los Romanos Eran Así,.. consistia en  salir a cantar, detener a la orquesta, preguntarle al publico si quieren que ella cante y ante el griterio del publico, si, si, su respuesta era, yo no y se marchaba del show... Tambien en miles de oportunidades en vez de cantar hablaba la canción. En aquel entonce los asistentes al Cabaret Tropicana, eran trabajadores destacados con trabajos voluntarios para la revolución.

En fin todas estas locuras y extravagancias hicierón que su popularidad fuera creciendo ante un publico que no podia protestar por nada y que se enloquecia junto con ella cuando tenia la dicha de disfrutar de su arte, lleno de locuras inimaginables. 

Recuerdo que ella decia a sus fans, yo soy la primera cantante en el mundo que le pagan por estar en su casa y no cantar, aveces la sacaban de circulación por más de 9 meses y cuándo la llamaban para cantar era bien lejos de la Habana, donde solo la podian ver los turistas que pagaban con dolares.

Martha Strada, hasta  que pudo escapar  de la isla, vagó por clubes pequeños y nunca más le permitieron grabar ningún  otro disco (sólo hizo un long-play y dos 45 rpm) y su mito inspiró mucha leyenda y literatura, Reynaldo Arenas la menciona en uno de los capítulos iniciales de su novela, Antes que anochezca .

Su estilo rebelde de decir la canción se identificaba con la balada europea al estilo de Aznavour y la poesía de Machado.

La Strada, como era conocida desde sus días de éxito en las grandes producciones de Tropicana, pasó del gran cabaret a la sala más íntima del night club. Decían que se parecía a Anna Magnani y ella lo cultivaba en la enorme legión de admiradores que la seguía de pista en pista.

También se presentaba bajo el marchamo de "declamadora poética", y era una pasional recitadora de Rafael Alberti, García Lorca, Antonio Machado y César Vallejo, lo que volvió a hacer con gallardía en Miami en 1996 en un memorable concierto en el teatro de Bellas Artes, donde cantó y recitó sus clásicos.
 
Usualmente, salía al escenario vestida de negro  y sus manos moldeaban el espacio a su alrededor como esculpiendo en el aire las palabras que iba cantando a la vez que sabia mostrar el estado anímico de cada canción con su rostro y movimientos corporales,  el que tuvo la suerte de verla y escucharla cantar La Balada Para un Loco,  jamás la podra olvidar.

Temas como “Abrázame Fuerte”, “Viento”, “Sésamo” y “Venecia”, fueron ejemplos de sus trabajos exitosos y que le sirvieron para dar ese gran salto del anonimato a la popularidad y lograr grabar en 1965 su primer y único disco.

Llego a ser comparada con las grandes divas del existencialismo francés y el mejor ejemplo fue la interpretación del tema “Non Pensare A Me”, en italiano, donde mostraba todas esas cualidades que la situaban al nivel de Edith Piaf, Nati Mistral o Juliette Greco.

La Strada era contemporánea (años más, años menos) con Elena Burke, Olga Guillot, Gina León y La Lupe, y también fué la que debutó más tarde, siendo probablemente la última gran diva de un género nocturno, vividor de intensidades y adscrito a un sentido de la música vocal popular que languidecía en Cuba.
 
En 1971 con la dirección de Meme Solis se presenta en Tropicana en la producción de “Los Romanos Eran Así”, trabajo de excelente calidad que se convirtió en histórico dentro de la escena musical cubana de la época.
 
La juventud de aquellos años la seguía a todas partes en que se presentaba, pues su carácter genuino y rebelde seducía al público al extremo que se convirtió en un símbolo, al que el gobierno cubano quiso callar.

Para Martha Strada el pentagrama parecía quedar pequeño y los textos de las canciones que interpretaba eran insuficientes para una voz que iba mucho más allá de una simple interpretación.

A finales de los 70 y mediados de los 80, le vuelven a dar la oportunidad de dar varios conciertos los fines de semanas en el Teatro Musical de La Habana y también en la sala Guiñol del Vedada con llenos total todas las noches que se presentaba...

En 1992 logra salir de Cuba hacia Miami, después de sufrir un accidente automovilístico que le causó una seria fractura en la pierna y le afectó la movilidad, teniendose que hacer varias operaciones en la pierna derecha.  En 1989 y 1991 hizo dos presentaciones en el Teatro Nacional de La Habana, la última de estas, en silla de ruedas.

En 1992 viajó a Miami para reencontrarse con uno de sus hijos, que había salido de Cuba en 1980, y a los cinco meses decidió pedir asilo político. En esa ciudad se presentó esporádicamente en centros nocturnos y espectáculos musicales y en 1996 ofreció un gran concierto en el Teatro de Bellas Artes en el que interpretó baladas, boleros y monólogos.

En el exilio, tal vez por su llegada tardía, nunca recibió los honores que merecía; pero sus pocas apariciones sirvieron para demostrar sus dotes artísticos; pero para quienes disfrutaron de sus mejores momentos el recuerdo de su voz jamas se apagará.

La Strada, la primera baladista de Cuba, la diva incomprendida del gobierno cubano, aprendio a cantar en silencio , vivio sus días finales ayudada por el estado de la florida y falleció el 28 de febrero del 2005 en la ciudad de Miami víctima de un paro cardíaco, a los 78 años., después de padecer serias afecciones del corazón ... No obstante, dicen algunos que saben, reaparece de vez en vez en un peculiar rincón de nuestra geografía.
 
Los cubanos  que tuvimos la dicha de disfrutar de su arte loco, de su voz profunda y de su elegancia, jamás la olvidaremos, La Strada seguira viva por siempre en sus canciones, esas que una vez quisieron apagar y no pudieron, ella ya es una leyenda de la cultura músical de Cuba.
 
 
ista_de_cuba.jpg (713×713)
 
 
 
 
 
 
 
©2019 - Gabitos - All rights reserved