Home  |  Contact  

Email:

Password:

Sign Up Now!

Forgot your password?

Cuba Eterna
 
What’s New
  Join Now
  Message Board 
  Picture Gallery 
 Files and Documents 
 Polls and Test 
  List of Participants
 BANDERA DE CUBA 
 *BANDERA GAY 
 HARVEY MILK 
 ALAN TURING 
 JUSTIN FASHANU FUTBOLISTA GAY 
 REINALDO ARENAS 
 ORGULLO GAY 
 GAYS EN CUBA 
 LA UMAP EN CUBA 
 CUBA CURIOSIDADES 
 DESI ARNAZ 
 ROSITA FORNÉS 
 HISTORIA-SALSA 
 CELIA CRUZ 
 GLORIA ESTEFAN 
 LEONORA REGA 
 MORAIMA SECADA 
 MARTA STRADA 
 ELENA BURKE 
 LA LUPE 
 RECORDANDO LA LUPE 
 OLGA GUILLOT 
 FOTOS LA GUILLOT 
 REINAS DE CUBA 
 LUISA MARIA GÜELL 
 RAQUEL OLMEDO 
 GEORGIA GÁLVEZ 
 MEME SOLÍS 
 MEME EN MIAMI 
 FARAH MARIA 
 MANOLIN MÉDICO DE LA SALSA 
 ERNESTO LECUONA 
 BOLA DE NIEVE 
 RITA MONTANER 
 BENNY MORÉ 
 MAGGIE CARLÉS 
 SUSY LEMAN 
 Generación sacrificada 
 José Lezama Lima y Virgilio Piñera 
 Caballero de Paris 
 Malecón Habanero 
 SABIA USTED? 
 NUEVA YORK 
 OSCAR WILDE 
 ROCÍO JURADO 
 STEVE GRAND 
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
 
 
  Tools
 
General: Fidel Betancourt un actor cubano que triunfa en Madrid
Choose another message board
Previous subject  Next subject
Reply  Message 1 of 2 on the subject 
From: cubanet201  (Original message) Sent: 26/01/2013 17:45
Fidel Betancourt:
cuando la belleza varonil se sube al escenario
 
Con ese nombre seguro le costara mucho más trabajo
triunfar en el mundo, yo me cambiaria el nombre...
 
Por Roberto Cazorla.
Nació en Santiago de Cuba. Casado con una vasca vivió cinco años en Bilbao. Ha vivido en Washington y Varsovia. Protagonista del filme “Chamaco”, asistió al estreno en el Festival de Cine Latinoamericano de Miami. Hoy se luce en el clásico “Fuenteovejuna”, Madrid. Ha participado en decenas de series televisivas. Recientemente terminó el rodaje de una tele-filme sobre la pandilla de delincuentes los Mara Salvatrucha que ya campean por España. “No creo que vuelva a vivir en Cuba. No culpo a nada ni a nadie, puesto que soy yo, que no encajo en determinada dinámica. Mi frente ahora está en Europa”. “Los que se fueron de Cuba siendo niños, es lógico que sientan añoranza, pero platónica. Si van a la isla, a los quince días se cortan las venas”.

En cuanto a belleza varonil, Fidel Betancourt hubiese podido competir con James Dean, Marlon Brando o Montgomery Clif. ¿En cuanto a talento interpretativo? Es posible, si hubiese nacido en Estados Unidos y no en Cuba.
Por su estilo, su saber estar y por la educación que lo habita, se le podría situar en el Siglo XIX. También ofrece la estampa de un joven de este tiempo. Está al día. Tiene conversación para cualquier tema. Sabe que el mundo gira a una velocidad vertiginosa. Que si se baja, puede perderse muchas cosas. Cosas que adecua a su mentalidad e inteligencia.
Betancourt es uno de los jóvenes actores cubanos que se han situado en España, y que en estos momentos forma parte del reparto de la obra “Fuenteovejuna”, que se representa en el Teatro Fígaro de Madrid.
Cuando se abre el telón, aunque el espectador no lo quiera, su mirada va directa a un joven poseedor del carisma que tanto se necesita para brillar en un escenario. Éste tiene fuerza; es de los que traspasan las candilejas. Sus movimientos son los de un actor que se ha preparado. Proyecta la voz con el dominio de quien se ha tomado en serio el arte de Talía.
Una entrevista con este pino joven que se proyecta hacia el arte de la representación, nuestro semanario “Libre” no podía perdérsela. Bastó una llamada telefónica para encontrarnos en el corazón de Madrid. Tras haber posado como sólo un artista de su calidad sabe, pasamos al diálogo.
“Nací en Santiago de Cuba. No tengo antecedentes artísticos en mi familia. Creo que fue la interpretación la que me buscó a mí. Yo estaba haciendo el bachillerato tranquilamente y con otras perspectivas de vida, ya que mi interés era estudiar arquitectura. En el Instituto teníamos un grupo musical. Cantábamos y hacíamos lo que suelen hacer los jóvenes de esa edad y que les gusta la música”.

SU PRIMERA PROFESORA

Un día llegaron a dicho centro las convocatorias para el Instituto Superior de Arte. Varios de sus profesores le aconsejaron que se presentaran, puesto que, a través de la música, habían demostrado que tenían condiciones e inquietudes. Fidel confiesa que jamás había visto una obra de teatro. De ese mundo no tenía ni idea.
“Hice las prueba como actor. A los pocos días recibí el comunicado que decía que me habían aceptado. Fue una sorpresa, ya que no me lo imaginaba. Comprendí que se trataba de algo diferente, además en La Habana. Iba a cambiar de ambiente. Comencé a descubrir el mundo del teatro y poco a poco me cautivó. Mi primera profesora fue Corina Mestre, una primera actriz cubana con una extensa labor en el teatro, cine y televisión”.
Dentro de las clases de Arte Dramático que recibió existía una serie de asignaturas teóricas y prácticas que asimiló con facilidad.
“Cuando decidí dedicar mi vida a la actuación, fue cuando comencé a trabajar en la compañía Argos Teatro, bajo la dirección de Carlos Celdrán. Fue cuando me convertí en profesional. Hasta entonces estaba “jugando” al teatro. Pero cuando comencé a compartir escenarios con grandes profesionales, tuve otra perspectiva de la profesión. Mi debut como tal fue con una gran obra: “Vida y muerte de Pier Paolo Pasolini”, la vida del mítico cineasta. Ocurrió algo muy interesante, porque cuando la estábamos representando, Pino Pelosi, tras haber cumplido 20 años de cárcel por el asesinato del cineasta, declaró que él no había sido. Ello sirvió para que nuestra representación adquiriera una promoción y una vigencia que no esperábamos”.
Por su actuación en la citada obra, obtuvo su primer premio, por lo que se sintió más comprometido con la profesión.
“Desde entonces la convertí en mi sacerdocio”, sostiene.

ENTRE VACAS Y CABALLOS

¿Cómo salió usted de Cuba?
“Enamorado. Me casé con una muchacha vasca, de Bilbao. Mantuvimos 5 años de relaciones. Ella solía viajar a Cuba con frecuencia. Realmente me casé por una necesidad, la necesidad de poder salir de Cuba. Viajar de forma normal es algo que a los cubanos no se les está permitido. La propia Embajada de España nos dijo que el papeleo se podía agilizar si nos casábamos. Ambos lo deseábamos. Pero nuestro matrimonio duró 4 años”.
Para un cubano caer en una ciudad del Norte, como Bilbao, no resulta agradable.
“Desde luego. Es una ciudad muy fría. Es el Norte, indiscutiblemente. Salí del Vedado, La Habana, y caí en una finca de Bilbao, porque tampoco era la ciudad. Era puro campo, donde me vi rodeado de vacas, caballos, lobos… ¿Y esto qué es?, me dije. El sol es inmensamente paupérrimo. Además, de estar protagonizando obras en el Teatro Nacional de Cuba, verme en pleno campo de la Comunidad Vasca, fue un shock muy fuerte”.
Pero también -dice- fue muy bien tratado por la familia de su esposa, y, además, tuvo la oportunidad de conocer una sociedad que, al principio, era fría, pero pasado el tiempo, descubrió que había una calidad humana extraordinaria. Gentes muy leales, verdaderas. “Creo que la comida vasca es la mejor del mundo. Sobre todo la carne. Jamás había probado algo tan exquisito”, afirma.
Terminó enamorándose de la Comunidad Vasca. En Bilbao trabajó en una inmobiliaria, venta de casas y apartamentos. Estaba situado, pero un día recibió un email en el que le ofrecían el papel protagonista de la película “Chamaco”, que llegó a estrenarse en el Festival de Cine Latinoamericano de Miami, el año pasado.
“Se trata de una película independiente, de ahí que todavía no haya encontrado distribuidor. Sí, estuve en Miami cuando se estrenó. Fue una experiencia que no olvidaré. Se trata de una película polémica. La calificaría de maldita. Pero bueno, no deja de ser un trabajo que me acredita profesionalmente. Cuando regresé a España decidí quedarme en Madrid para intentar levantar el vuelo como actor. Por supuesto ya mi matrimonio se había deshecho. Mi ex se había ido a Polonia (donde yo estuve con ella un tiempo), y desde entonces he trabajado en varias series de televisión, y he participado en tres filmes para la TV.”.

“PREFIERO EL TEATRO”

“Fuenteovejuna” es su primer trabajo en el teatro español y, gracias a él, ha recibido ofertas que está estudiando. Tiene su agente artístico que lo promociona y cuida como merece un actor con talento, y personalidad carismática.
“Casi todos los papeles que he representado en series televisivas han sido latinoamericanos. Acabo de protagonizar un filme para la televisión sobre los Mara Salvatrucha”.
Los Mara Salvatrucha está considerada la pandilla de delincuentes más terrorífica de El Salvador, que ha aterrizado en Barcelona, España. Tienen a la policía española montada en un patín.
¿Entre todos los medios de actuación?
“Prefiero el teatro. Estar en contacto con el público es el mejor premio que se le puede conceder a un actor”.
Lo que más le molesta de la profesión en España.
“Yo estaba acostumbrado a un mundo en el que los manager no existían, ni el marketing. Me costó adentrarme a él. Pero ya lo domino. No me puedo quejar”.
¿Vive solo en Madrid?
“No, comparto apartamento con dos amigos cubanos. Pero no son de la profesión. Si eres actor no convivas con actores. Prefiero compartir con personas de otra profesión. Los músicos, los poetas, y demás, suelen tener muchos problemas existenciales, y con mis problemas me bastan”.
Desde que salió de Cuba hace 5 años, ha vivido en Washington, Varsovia y España.
“No creo que vuelva vivir en Cuba. No culpo a nada ni a nadie, puesto que soy yo, que no encajo en determinada dinámica. Mi frente de batalla ahora está aquí, en Europa. La televisión que dejé en Cuba era de muy poca calidad. Verla me agotaba”.

DEL SIGNO ZODIACAL ESCORPION

Su otra pasión es la lectura, pero confiesa que está enganchado al Internet, donde se abastece de todos los temas que le interesan. Algo que, los cubanos, desdichadamente, no pueden disfrutar.
Sobre la añoranza por Cuba de muchos cubanos, entre ellos, el actor Andy García, Fidel Betancourt, comentó:
“Esas personas que al final nunca han vivido en Cuba, o se fueron siendo muy niños, es lógico que sientan añoranza, amor, pero al final todo es platónico. Esos, si van a la isla, a los quince días se cortan las venas. Yo, que me he separado hace cinco años, y hasta desde lejos choco con aquello”.
¿Si le pido que se defina?
“Le diré que siempre me estoy equivocando, pero al mismo tiempo tengo suerte. Mi signo zodiacal es Escorpión. Fuerte… Muy fuerte. Aunque la soledad es nuestra compañera, he aprendido a vivir con ella. Desde que estoy en Madrid no me he sentido demasiado solo. Tengo fe en mí. Soy romántico, y muy fiel. Amo la vida, aunque a veces le tengo mucho miedo”.
Además ha estudiado fotografía, a lo que le dedica parte de su tiempo libre.



First  Previous  2 to 2 of 2  Next   Last  
Reply  Message 2 of 2 on the subject 
From: cubanet201 Sent: 26/01/2013 17:56
Fidel Betancourt: el actor de Cuba que triunfa en Madrid
y que deberia cambiar de nombre..
Se sube al escenario del Teatro Victoria con 'Cyrano de Bergerac' y 'Los Miserables'
 

Buena cara y buen cuerpo para triunfar a nivel mundial
lo único que necesita es cambiar de nombre...
Por Laura Villar
Sobre el escenario, Fidel Beatancourt es 'Cristian', el hermoso pero torpe de palabra enamorado de Roxana en 'Cyrano de Bergerac'. Cuando se baja el telón, Betancourt es uno de los muchos actores que intenta vivir del teatro, algo que a diferencia también de otros muchos, está consiguiendo. Con dos obras en cartel, este cubano afincado en Madrid desde unos años, está abriéndose hueco poco a poco no solo encima de las tablas sino también en la televisión española, -donde ha aparecido en numerosas series-, y en el cine. Tras meses en escena con el clásico 'Cyrano' y con la adaptación prosaica de 'Los Miserables', Fidel Betancourt habla de sus proyectos, sus actuales personajes y sus sueños en el mundo de la interpretación.
 
Su cara, de hecho, sonará a muchos, pues ha pasado por 'Aída', 'La que se avecina', 'Stamos okupa2' o en 'Los Misterios de Laura'. Sin embargo, el medio en el que realmente se desenvuelve bien es el teatro. "Me siento más cómodo definitivamente en el teatro. Es lo que estudié y es lo que he profundizado más en él aunque cada medio tiene su particularidad. También me gusta mucho la televisión pero mi gran objetivo es el cine", reconoce Fidel Betancourt en una entrevista.
  
Sin embargo, el medio que más le gusta es también el que más está sufriendo la crisis. "Un actor como yo sobrevive, solo sobrevive", dice aunque asegura que "yo he tenido la suerte de vivir del teatro". Por eso aunque dice que su trabajo solo le da para sobrevivir, está encantado con él. "Lo hago con dignidad, lo hago con la satisfacción de vivir de mi arte, de mi profesión, que es muy ingrata y muchas personas que se acercan a ella acaban decepcionándose, acaban arrastrando eternamente la frustración de no haber conseguido nada con esto o ser un actor o actriz frustrado. Yo no, me he mantenido, y en algunos momentos sí que me he planteado tener otro tipo de trabajos que económicamente compensen más pero no me llenan. A corto plazo, puedo estar satisfecho... pero a largo plazo no. Yo hago teatro de una manera modesta pero con la satisfacción de que todos los fines de semana me subo al escenario, y me entrego, me emociono, me río y reclamo los aplausos del público", dice este entusiasta de la interpretación.
 
 
Quizá por eso la suerte y el trabajo le sonrieron hace tres meses, los mismos que lleva subiéndose al Teatro Victoria de Madrid para encarnar a dos personajes muy diferentes. "En 'Cyrano' tengo más protagonismo. Soy Cristian, que es el chico que está en el eje del conflicto, es quien está enamorado de Roxana. El guapo, el galán, en definitiva", nos cuenta. En cambio, en 'Los Miserables' [la única versión de Víctor Hugo que se está haciendo en Madrid de manera no musical], es' Enjoldras'. "Es un personaje que entra hacia el final de la obra, -es muy difícil meter cinco tomos en hora y media-, y en la versión teatral se queda un poco pequeño, la verdad, pero está bien. Formo parte del elenco y hago varios personajes de apoyo", comenta el actor cubano.
 
Y es que a Fidel Betancourt le han perseguido siempre los personajes clásico a pesar de que reconoce que le gustaría más interpretar algo más vanguardista. "Yo hago clásico porque es lo que he tenido oportunidad de hacer pero me gustan los personajes más contemporáneos, de vanguardia, me encantan. De hecho, la compañía con la que trabajé en Cuba hacía textos contemporáneos, que es lo que me gusta. Lo que pasa es que aquí es más difícil y no he podido trabajar en ellos de manera continua", explica.
 
 
A pesar de eso, se siente muy cómodo en los registros clásicos porque "al final, es lo que se estudia en la carrera". De hecho, asegura que en España le cuesta muchas veces entender a los personajes contemporáneos. "Yo durante mi carrera estudié el Siglo de Oro español. Fuimos a esa fuente y estudiamos a fondo cómo era esa sociedad, cómo pensaban, cómo funcionaban… Y además es muy divertido porque todo es en verso. El verso tiene como una manera de decir que no lo hace cotidiano, son personajes líricos, muy marcados por la manera de decir y entonces da igual de donde seas. Si lo dices correctamente, cumples con él. A diferencia de si haces por ejemplo el personaje contemporáneo de un chico que vive en Madrid, que si no entiendes la sociedad, difícilmente podrás hacerlo verosímil", cuenta un Fidel Betancourt que no duda en asegurar que aunque no lo parezca, las diferencias entre España y Cuba son numerosas para los actores, algo que les complica la interpretación.
 
"Aunque la interpretación tiene un lenguaje común, un lenguaje de emociones, de gestos, aquí, en Cuba, en China o en cualquier otro país, las diferencias están más en la sociedad: hacia dónde va esa sociedad, sus intereses… Por ejemplo, en mi país, ha estado durante mucho tiempo politizado y sí que trabajas mucho con el costumbrismo tradicional cubano, la comedia… Aquí no. En España se va más por las tradiciones españolas, las cosas de época o lo que ve la sociedad hoy por hoy, las series juveniles. Hay una tendencia muy fuerte, se venden mucho estas series juveniles tipo ‘Física o Química’, venden mucho los conflictos adolescentes. La Guerra Civil y las cosas de época también, que son cosas que muchas veces escapan a mi interpretación porque no sé cómo son esos personajes, cómo pensaban… Son cosas que me pierden", reconoce. A pesar de eso, ha logrado hacerse hueco en algunas de las series más conocidas de la pequeña pantalla española.
 
 
De hecho, algunos de los proyectos que todavía tiene por estrenar están rodados en España. "Tengo dos tv movie pendientes de estreno para Antena 3 Films que todavía no se han emitido. ‘Maras’, sobre la banda con el mismo nombre. Y ‘Tormenta’, que la dirigió Daniel Calparsoro. Esos materiales no han visto la luz y se rodaron hace casi dos años. Estoy esperando que salgan", cuenta.
 
 
Además, Fidel Betancourt tiene otros proyectos, -además de la película 'Chamaco' que rodó en Cuba y que sigue moviéndose por festivales cinematográficos-, que le podrían llevar a la gran pantalla en su país pero de los que todavía no quiere adelantar nada. "Son el tipo de cosas que es mejor mantenerlas con discreción porque soy muy supersticioso y hasta que no salgan es mejor no decir nada", nos dice entre risas.
 
Proyectos que le llevarían de nuevo a su tierra natal, de donde salió hace varios años por amor. "Me casé con una chica española y me vine aquí pero mis primeras salidas de Cuba fueron con la compañía de teatro. Y la verdad es que tenía ganas de salir y conocer. Había pasado toda la carrera estudiando las vanguardias, estudiando el mundo a través de los libros, pero yo decía ‘quiero ver, quiero estar en esos escenarios, quiero ir a Roma, a Paris a Berlín, conocer las Cibeles’… y eso no lo podía hacer por muchas razones. Pero salí de Cuba en el momento justo después con la persona que me casé y de su mano conocí el mundo", dice, encantado de tener que regresar a Cuba si finalmente logra hacerse con esos proyectos que le han propuesto.
 
De momento, Fidel Betancourt está centrado en 'Cyrano de Bergerac' y en 'Los Miserables', ambos en el Teatro Victoria de Madrid. Dos obras que le siguen emocionando y le hacen sentir un nuedo en el estómago cada vez que tiene que ponerse frente al público. "A estas alturas, después de tener muchas horas encima de un escenario, yo me sigo poniendo nervioso, me sigo emocionando. Es lo que tiene el teatro, es irrepetible, que ocurre hoy, en este momento, que hay un público que te va a juzgar por ese día. Me sigo emocionando al subir y también al recibir el aplauso del público. Es un instante muy impactante", dice.
 
Y parece que esa sensación la va a sentir para largo pues después de tres meses, ninguna de las dos obras en las que participa tiene fecha cerrada para sun final. "Mientras haya público vamos a estar ahí. 'Cyrano' lleva tres meses desde que lo estrenamos y 'Los Miserables' lleva ya dos años en este teatro funcionando, -yo me incorporé hace tres meses-, y sigue ahí, de manera discreta pero imparable. Y es un teatro que nos ha dado la posibilidad a muchos actores que estamos sin trabajo en esta ciudad a subirnos al escenario", comenta entusiasmado con la acogida de la gente hacia los dos montajes.
 
Eso sí, aunque encantado con sus personajes, "todos se disfrutan y se hacen con cariño", dice, Fidel Betancourt reconoce que le encantaría enfrentarse a personajes "actuales, contemporáneos, con los cuales pueda vivir cosas interesantes, cualquier personaje que tenga trama, que tenga historia, que tenga tiempo… que es lo que no suelen tener habitualmente".
 
Hasta que ese personaje que le catapulte al gran público llegue, Fidel Betancourt seguirá subiéndose todos los jueves a las 20:30 horas y los domingos a las 18:00 horas para interpretar 'Los Miserables' mientras que los viernes y los sábados a las 20:00 horas (ambos días), seguirá siendo el galán de 'Cyrano de Bergerac'. Toda una oportunidad para disfrutar de este actor en ciernes cuya mejor interpretación está todavía por venir.
 
 

 


 
©2019 - Gabitos - All rights reserved