Home  |  Contact  

Email:

Password:

Sign Up Now!

Forgot your password?

Cuba Eterna
 
What’s New
  Join Now
  Message Board 
  Picture Gallery 
 Files and Documents 
 Polls and Test 
  List of Participants
 BANDERA DE CUBA 
 *BANDERA GAY 
 HARVEY MILK 
 ALAN TURING 
 JUSTIN FASHANU FUTBOLISTA GAY 
 REINALDO ARENAS 
 ORGULLO GAY 
 GAYS EN CUBA 
 LA UMAP EN CUBA 
 CUBA CURIOSIDADES 
 DESI ARNAZ 
 ROSITA FORNÉS 
 HISTORIA-SALSA 
 CELIA CRUZ 
 GLORIA ESTEFAN 
 LEONORA REGA 
 MORAIMA SECADA 
 MARTA STRADA 
 ELENA BURKE 
 LA LUPE 
 RECORDANDO LA LUPE 
 OLGA GUILLOT 
 FOTOS LA GUILLOT 
 REINAS DE CUBA 
 LUISA MARIA GÜELL 
 RAQUEL OLMEDO 
 GEORGIA GÁLVEZ 
 MEME SOLÍS 
 MEME EN MIAMI 
 FARAH MARIA 
 MANOLIN MÉDICO DE LA SALSA 
 ERNESTO LECUONA 
 BOLA DE NIEVE 
 RITA MONTANER 
 BENNY MORÉ 
 MAGGIE CARLÉS 
 SUSY LEMAN 
 Generación sacrificada 
 José Lezama Lima y Virgilio Piñera 
 Caballero de Paris 
 Malecón Habanero 
 SABIA USTED? 
 NUEVA YORK 
 OSCAR WILDE 
 ROCÍO JURADO 
 STEVE GRAND 
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
 
 
  Tools
 
General: El líder socialista Pedro Sánches, es el nuevo Presidente de España
Choose another message board
Previous subject  Next subject
Reply  Message 1 of 2 on the subject 
From: cubanet201  (Original message) Sent: 01/06/2018 15:03
EL LÍDER SOCIALISTA GANA CON 180 VOTO
Pedro Sánchez se convierte en el séptimo presidente de la democracia
Por primera vez en democracia, un presidente del Gobierno de España es revocado de su cargo por el Congreso de los Diputados. La salida del PP del Gobierno de España debería facilitar avances para el colectivo LGTB pendientes desde el inicio de la legislatura.

Pedro Sánchez con camisa blanca,  marcha en el centro
El líder socialista sumó 180 votos afirmativos, 4 más de los que necesitaba
    Ana L. Sánchez -  ABC dosmanzanas
En tan solo nueve días, el Congreso de los Diputados ha pasado de apoyar los Presupuestos Generales que parecían permitir a Mariano Rajoy agotar prácticamente la legislatura del PP a investir este viernes al líder del PSOE, Pedro Sánchez, como séptimo presidente del Gobierno de la democracia.
 
El secretario general socialista llega a La Moncloa hoy ya sin sorpresas. Sin ser diputado, sin haber ganado unas elecciones generales, pero con una mayoría más que absoluta. Un total de 180 votos a favor de la moción de censura que registró el pasado viernes el Grupo Socialista para expulsar al Gobierno del PP, tras hacerse pública un día antes la sentencia por el caso Gürtel. Nada de lo que rodea a este relevo presidencial tiene precedentes: los crea.
 
La mayoría cosechada por Sánchez es absoluta, pero no estable, ni fuerte. Y en eso también crea un precedente. Votan en contra Ciudadanos y el PP (169). Se abstiene Coalición Canaria. Le aúpan Unidos Podemos, ERC, PDECat, PNV y Bildu. Una amalgama de aliados donde se mezclan izquierda radical y grupos independentistas siendo la mayor moderación esperable la del PNV. A ojos de Sánchez «grupos parlamentarios que representan a doce millones de ciudadanos».
 
Pero el coro entonado que siguió a la lectura del resultado de la votación no era de su grupo sino de Podemos. El famoso «sí se puede» resonó en el hemiciclo casi por encima de los aplausos de la propia bancada socialista en un aviso de las intenciones nada modestas que tiene el partido morado. En el Patio de Floridablanca fue un «¡Viva España!» el que despidió a Rajoy antes de subirse al coche que le devolvería, quizás por última vez, a La Moncloa.
 
Las cifras de la votación serán comunicadas por la presidenta del Congreso, Ana Pastor, al Rey a las 15:30 en Zarzuela. Nunca antes se ha producido en democracia un traspaso de poderes tan rápido entre dos fuerzas políticas en nuestro país. En los propios protagonistas, PP y PSOE, aún se atisbaba cierto descolocamiento tras la votación por la precipitación de los acontecimientos. Varios diputados populares abandonaban el hemiciclo entre lágrimas mientras los diputados socialistas improvisaban respuestas tras ser interrogados sobre sus posibilidades como ministros. Lágrimas también en la bancada podemita pero de alegría.
 
«Gana usted y pierde España»
Sánchez no ha negado que el horizonte que se le presenta por delante es más que complicado. No solo por sus aliados. Sino porque el PP y Ciudadanos controlan la Mesa del Congreso y los populares ostentan la mayoría absoluta en el Senado. «Es evidente que va a haber dificultades. Por supuesto», terminó por reconocerle al portavoz del PP en el Congreso, Rafael Hernando. «Espero que estemos todos a la altura de las responsabilidades que tenemos por el bien de nuestro país», rogó a sus socios.
 
Pero ni aun así quiso desvelar cuáles son sus planes. Menos aún la naturaleza de sus acuerdos, que ya ocultó ayer pese a las preguntas reiteradas de Rajoy. «Pactos oscuros que no se atreve a desvelar y que le convierten en un presidente en duda con muchas incógnitas y un procedimiento tramposo», le recriminó Hernando. «Hoy gana usted y pierde España», remachó éste.
 
Sánchez defendió la moción de censura como «legítima y constitucional» para alcanzar La Moncloa sin ganar unas elecciones generales. «Ésta es la democracia parlamentaria de la que nos hemos dotado como consecuencia de la Constitución», ha señalado. Sobre la crisis territorial afirmó que «este Gobierno quiere que Cataluña esté en España y España esté en Cataluña» y reclamó al PP «que sea tan leal al Gobierno socialista como lo ha sido el PSOE con el gobierno popular».
 
Los abucheos y protestas que levantó esta reclamación en la bancada popular dejaron muy clara la postura del grupo que liderará la oposición. Sánchez les contestó. «Sepan que con cualquier tipo de declaración que hagan lo que pueden estar haciendo es dañar los intereses generales y económicos del país».
 
El líder del PSOE aseguró que gobernará cumpliendo los compromisos europeos, garantizando la estabilidad macroeconómica, la ejecución de los Presupuestos Generales de 2018 e intentando que haya Presupuestos en 2019 «en tiempo y forma». No le preocupan las turbulencias que está sufriendo estos días los mercados y sobre las que le advirtió Hernando. «Usted es una amenaza para el futuro de los españoles y ya estamos empezando a pagar las consecuencias», le dijo. Sánchez volvió a achacarlas a Italia y no a España. «Es evidente que la prima de riesgo nada tiene que ver con lo que está pasando en nuestro país», sostuvo, entre gestos de reproche del PP.
 
«Un honor»
El debate parlamentario ha continuado este viernes sin el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. Aún como jefe del Ejecutivo ha llegado al hemiciclo con gesto de disgusto justo después de que Sánchez realizara su última intervención. «A usted no le van echar los españoles, le van echar los que perdieron las elecciones en los años 2011, 2015 y 2016», le había dicho minutos antes su portavoz parlamentario.
 
El grupo popular le recibió con una nueva ovación y Rajoy pidió la palabra para realizar un discurso de despedida en el que empezó a trabajar ayer. «Suerte a todos ustedes por el bien de España», ha concluido después de anunciar la aceptación «como demócrata el resultado de la votación» sin «compartir lo que se ha hecho». «Ha sido un honor, no lo hay mayor, ser presidente del Gobierno», ha proseguido.
 
Rajoy sí se va con la satisfacción de «dejar una España mejor que la que encontré». Ése era el objetivo que, efectivamente, tenía el Rajoy que subió a La Moncloa en diciembre de 2011 en la cresta de la peor crisis económica de la historia reciente. «Dejar el país con menos paro», era otra de las declaraciones de intenciones que tenía entonces. Pero su tristeza era visible.
 
«Creo que he cumplido con el mandato final de la política, que es cuidar de las personas. Si alguien se ha sentido ofendido, pido disculpas», se despidió, antes de dar las gracias «a mi partido, a todos los españoles por haberme brindado la comprensión y su apoyo». Él mismo puso fin a la ovación final de su bancada tras estas palabras y tras el final de la votación se dirigió al escaño de Sánchez para darle un apretón de manos. Aún tendrán que verse al menos una vez más para el acto de traspaso de poderes.
 
Tras este gesto, Sánchez quiso agradecer en persona los apoyos que le han brindado. Se fundió en un abrazo con el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias y también con el portavoz de Compromís, Joan Baldoví. Ante la atenta mirada de las cámaras se limitó a apretar la mano de los portavoces de ERC, Joan Tardà, y PDECat, Carles Campuzano. Y esperó junto a su escaño para abrazar o besar, según el caso, a cada uno de los diputados y diputadas socialistas.
 
Las cuatro mociones de censura celebradas hasta ahora en la democracia demuestran que los gobiernos no caen por la presentación de este tipo de iniciativas, sino por la quiebra de las alianzas entre los grupos parlamentarios que sustentan al Ejecutivo. Una quiebra que en el caso de Rajoy, ha venido de donde hace tan solo nueve días no lo hubiera esperado: el PNV.
 
La salida del PP del Gobierno de España debería facilitar avances para el colectivo LGTB pendientes desde el inicio de la legislatura.
 
Por primera vez en democracia, un presidente del Gobierno de España es revocado de su cargo por el Congreso de los Diputados. El PP de Mariano Rajoy pierde la Moncloa al prosperar la moción de censura presentada por el PSOE, como consecuencia de la sentencia de la trama Gürtel (en la que se reconoce la financiación ilegal del PP). Pedro Sánchez se ha convertido en presidente gracias a los votos de Unidos Podemos, PNV, PDeCat, Esquerra Republicana, Compromís, EH-Bildu y Nueva Canarias. Desde el punto de vista LGTB, el desalojo del PP del Gobierno de España debería contribuir a impulsar el avance de las futuras leyes de igualdad LGTB y de reforma de la ley de identidad de género. Esperamos además asistir a la retirada del estatus de «utilidad pública» y sus consiguientes beneficios a la organización ultra HazteOír, tras la negativa del PP de Rajoy hace solo unos meses. También se espera poder tumbar la ley mordaza, impulsar políticas feministas o hacer cambios en RTVE, entre otras cosas.
 
Mariano  Rajoy deja de ser presidente del Gobierno de España y, sin ambages, podemos decir que no hay absolutamente nada que agradecerle ni por lo que recordarle en materia LGTB. Todo lo contrario. El historial LGTBfóbico del PP de Rajoy es extenso y conocido, a pesar de los intentos reiterados de Javier Maroto de blanquar la imagen de su partido y de su líder. En dosmanzanas lo hemos dicho por activa y por pasiva cada vez que Maroto ha repetido esta misma mentira: el recurso del PP contra el matrimonio igualitario no se refería solo «al nombre».
 
Mariano Rajoy, y con él su partido, sobre el que ha ejercido desde que es su presidente el máximo control, son quienes más daño han hecho a los derechos LGTB en nuestra reciente historia. En 2005, y tras apoyar una brutal campaña en su contra desencadenada por los sectores más reaccionarios de la sociedad española, Rajoy asumía como propia la decisión de presentar ante el Tribunal Constitucional el recurso contra la ley que permite el matrimonio entre personas del mismo sexo. También buscaba, por ejemplo, despojar a las parejas del mismo sexo de la posibilidad de adoptar hijos conjuntamente, tal y como expresaba el «cuarto motivo de inconstitucionalidad» defendido en el recurso, según el cual esta posibilidad resultaba contraria al mandato constitucional de protección integral de los hijos. Rajoy, incluso después de haber acudido como invitado a la boda del propio Maroto, se negaba a reconocer como un error la presentación de aquel recurso.
 
En septiembre de 2017, el ministro del Interior, el popular Juan Ignacio Zoido, se escudaba en el «Estado de derecho» para no retirarle a HazteOír el estatus de utilidad pública y sus consiguientes beneficios. Mientras que Zoido estuvo al frente de la alcaldía sevillana protagonizó algunos lamentables episodios de desprecio institucional hacia las personas LGTB, como la negativa a izar la bandera arcoíris o la eliminación de un programa de asesoramiento a mujeres lesbianas.
 
Por otra parte, el retroceso experimentado por nuestro país en las clasificaciones internacionales sobre derechos LGTB es consecuencia directa de la inactividad manifiesta del Gobierno del PP a la hora de seguir profundizando los cambios iniciados bajo el mandato de José Luis Rodríguez Zapatero. El relevo de Mariano Rajoy solo puede ser considerada, en este sentido, una magnífica noticia.
 
Deseable impulso a las leyes LGTB pendientes
Habrá que ver si el cambio de Gobierno contribuye al avance de las leyes pendientes en el Congreso en materia LGTB. La proposición de ley de igualdad y no discriminación de las personas LGTB era registrada en mayo de 2017, tras más de un año de trabajo en su elaboración por parte de la FELGTB. El registro formal lo hizo el grupo parlamentario confederal de Unidos Podemos-En Comú Podem-En Marea, aunque contaba, al menos sobre el papel, con un amplio respaldo de los grupos políticos de la cámara, a los que ya había sido presentado en marzo por el entonces presidente de la FELGTB, Jesús Generelo, en la Comisión de Igualdad. No fue hasta el 19 de septiembre, sin embargo, cuando el pleno del Congreso debatió por primera vez la propuesta y votó su toma en consideración con los votos favorables, entre otros, de PSOE y Ciudadanos (aunque ambos anunciaron enmiendas). Y con la abstención del PP, a pesar de que este partido se había sumado en junio al compromiso de las principales fuerzas políticas con la FELGTB de permitir la aprobación de una ley cuyo texto final fuese “lo más cercano posible al redactado y consensuado por la mayoría del movimiento LGTB español”. Un compromiso que permitó a Javier Maroto y Andrea Levy estar presentes en representación del PP en la manifestación del Orgullo 2017, y que los populares han roto de forma descarada.
 
Por lo que se refiere a la proposición socialista sobre identidad de género, que elimina la necesidad de un diagnóstico de «disforia de género» para proceder a la rectificación registral y facilita el acceso a esta de las personas extranjeras y de los menores transexuales (sin necesidad de intervención judicial), la iniciativa fue registrada en febrero de 2017, si bien no fue hasta noviembre cuando el pleno del Congreso aprobó iniciar la reforma, con la oposición del PP.
 
A finales de febrero de este año, la Mesa del Congreso de los Diputados desbloqueaba por fin estas dos importantes proposiciones de ley en materia de derechos LGTB (la de igualdad y no discriminación de las personas LGTB y la de reforma de la Ley 3/2007, reguladora de la rectificación registral de la mención relativa al sexo de las personas y más conocida como «ley de identidad de género»), y que de acuerdo a la lógica parlamentaria deberían contar con el respaldo final de la mayoría del Congreso.
 
Por otra parte, el grupo parlamentario de Unidos Podemos-En Comú Podem-En Marea ha registrado recientemente en el Congreso otra proposición de ley «sobre la protección jurídica de las personas trans y el derecho a la libre determinación de la identidad sexual y expresión de género». Se trata de una propuesta legislativa que va más allá de la proposición socialista sobre identidad de género, referida al proceso de rectificación registral de la mención relativa al sexo de las personas. La propuesta contempla además medidas en los ámbitos sanitario, social y laboral, educativo, del deporte o de los medios de comunicación, entre otros, por lo que puede considerarse una versión estatal de de las leyes integrales de transexualidad arriba mencionadas. El futuro de esta norma, que se encuentra en un estadio parlamentario más precoz, es incierto.
 
Debemos ser conscientes de todas formas de que la Mesa del Congreso sigue controlada por PP y Ciudadanos (la posición de estos últimos, en este sentido, sigue siendo decisiva a la hora de ralentizar o no el proceso legislativo) y de que los populares siguen disponiendo de mayoría absoluta en el Senado. Esto no es una novedad: ya en los tiempos de Rodríguez Zapatero el Senado, en manos de los populares, vetó leyes como la del matrimonio igualitario, un veto que fue posteriormente levantado por la mayoría absoluta del Congreso. No hay razones para que este escenario final favorable no se repita en la actualidad.
 
A nadie se le esconde el hecho de que un Gobierno favorable a la igualdad de las personas LGTB, en cualquier caso, debería actuar de catalizador del avance. Esperemos que así sea. Mientras tanto, y centrándonos en el día de hoy, no podemos sino celebrar por todo lo alto que Mariano Rajoy abandone el Gobierno de España. No lo echaremos de menos.

                                                                                                                                      FELICITACIONES PARA TODOS LOS ESPAÑOLES
Fuente: dosmanzanas &  ABC

 


First  Previous  2 to 2 of 2  Next   Last  
Reply  Message 2 of 2 on the subject 
From: CUBA ETERNA Sent: 01/06/2018 15:11
 
 

 


 
©2019 - Gabitos - All rights reserved